El amor es más fuerte.

Una de las cosas que más disfruto son esas mañanas en las que no trabajo y puedo disponer de mi tiempo en soledad. #F está en el jardín y #O en la guardería por lo que puedo hacer lo que se me plazca, que generalmente es tomarme unos mates de corrido y  no que pasen 15 minutos entre uno y otro, y jugarme unas vidas al Candy Crush. Tomo la precaución de dejar todo ordenado la noche anterior porque tampoco que me pase la mañana limpiando, no?. No planeo demasiado porque me pasa siempre que alguno de los dos niños la pasa mal a la noche y al otro día encerrados sin salir. 

En eso estaba ayer, saboreándome esas horitas de sosiego  recordando que hacia más de 10 días que no las tenía y veníamos de una semana ajetreadísima con viaje a Buenos Aires incluido. Tenía la casa impecable, y una lista muy chiquita de cosas para hacer que no me iban a llevar mas de 20 minutos (la ventaja de vivir en una ciudad pequeña). 

8:00 am y el primer niño ya en camino al jardín con el papá. 

8:15 am voy a levantar al menor y me mira entre las sábanas con los ojos hinchados de dormir. Sonríe y hace un poco de fiaca. Cuando le digo que apure que vamos al jardín  se hace el que ronca, mientras la risa lo vence y larga la carcajada. Abrazo, besos y mimos. 

Conclusión: acá se quedó, jugó un rato a la peluquería con mis pelos, para cuando trajo una tijerita de cortar uñas decidí que era el momento de salir a dar una vuelta por la mañana soleada. 

Y así, sin planearlo ni esperarlo, pasé una mañana de sosiego, pero en compañía. 

Creo que un poco la maternidad es un poco esto, planear, esperar algo, y que tu hijo con abrir los ojos y sonreírte entre lagañas te cambie las prioridades. 

Pero también es poder tener esos ratos de soledad, para rearmarte como persona, porque yo no soy solamente la cambiadora de pañales, limpiadora de mocos y la loca que les grita para que no tiren barro adentro de la casa. También soy la profesional, la vaga que a veces solo quiere mirar tele y le da pereza cambiar de posición para buscar el control remoto. O la que disfruta de estar sola y descansar, y así poder recibirlos con el mejor abrazo.

O dejar todo lo planeado para caminar bajo el sol del otoño arrastrando un cochecito. 

Anuncios

4 pensamientos en “El amor es más fuerte.

  1. Qué cierto lo que contás. Yo tengo a los dos en la guardería por las mañana pero a veces me dejo alguno de los dos los lunes (porque ese día no trabajo) y lo malcrio como si fuera hijo único.
    Besos

  2. Que lindo! Me encantan esos pequeños mimos inesperados, que le hayas regalado una mañana solos con el peque debe ser impagable para el!
    Un besote!

  3. me encanta leerte amiga. y que la vida nos despeine tanto con la maternidad. y que los hijos hagan con nosotras lo que quieren. pero también extraño tantísimo el tiempo para mí. acá en el pueblo no podés llevar al niño hasta que no deje el pañal, por suerte ya encontré niñera, pero siento que no me desconecto. y él, chiquito, tiene sueño o está pachucho y viene a prenderse de mis pies. lo amo cuando hace eso, tantísimo, pero ahora que escribo mientras duerme siento que esta cosa de soledad me reconecta conmigo y me hace tan pero tan bien!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s