Selección de madres que admiro. Hoy: Mamá corazón

Hoy quiero escribir sobre un niño que no es el mío, y sobre una mamá que no soy yo. N. hoy está por cumplir 10 años. Llegó al consultorio con 5 años recién cumplidos mientras iba a salita de 4 en el jardín.
Hacía apenas unos meses que caminaba. Su cuerpito era enorme y apenas si podía dominarlo. No podía estar más de 2 minutos sin tirarse al piso, o meterse abajo de la mesa, o patear paredes.
N. tiene parálisis infantil fruto de un mal maternaje, de una mamá que no quería tenerlo y no registró lo que pasaba en su cuerpo. No era chica, tenia casi 30 años, no era su primer embarazo, pero no pudo registrar los riesgos. Estuvo un día con rotura de bolsa y desprendimiento de placenta. La llevaron al hospital porque se desmayó en su casa. Desde un primer momento dijo que no lo quería, que ese hijo no se volvía con ella. Llamaron de urgencia a quien había adoptado el bebé anterior. Y sin pensar en los riesgos o en que el bebé que ya había adoptado no tenia ni dos años fue a buscarlo. Viajó más de mil kilómetros sin saber si N. estaría vivo cuando llegara.
Pesó menos de 1 kilo cuando nació. Tuvo anoxia, una apgar de 1-3 (lo normal es 9-10), y solo en el mundo. Una familia que estaba muy lejos y todavía no había llegado.
C. (su mamá) eligió no tener hijos biológicos. Cuando conoció a quien después fuera su marido supo desde el primer momento que J. era infértil. A ella no le importó. Y desde el día uno se anotaron para adoptar. Cuando les dicen que había un bebe con posibilidades de adopción, empezó a tomar hormonas para poder darle el pecho y lo amamantó. Con N. no tuvo tiempo, apenas cortó el teléfono preparó unas mudas de ropa y salió disparada a la ruta.
Un mes estuvo internada con él. En el hospital N. fue creciendo, y fortaleciéndose y preparándose para la aventura de su vida. Y un día le dieron el alta. Y lo subieron al auto, sin saber que futuro tendría, sabiendo que la pelea iba a ser larga y difícil. Pero ahí estaba con sus 2 kilitos y medio, en medio de un abrazo eterno y calentito. C. se lo puso al pecho y vino lactando los más de 1000 kilómetros. N. tomó la teta hasta el año. Como todos, como pocos.
Hoy N. superó una a una las dificultades que se le fueron cruzando por el camino. Es un niño con una fortaleza y una alegría por vivir que no enseña todo el tiempo.
Me emociona hasta las lágrimas repasar las cosas que fue haciendo y trabajando juntos en todos estos años. Y cuando la veo a ella y lo que la lucha y nunca pierde la sonrisa no dudo ni un minuto, que ese chiquito, ese guri que se le ocurrió crecer mas allá de lo insospechado no sea hijo de su vientre. Es fruto de sus tripas, quien lo va a discutir?.

Anuncios

8 pensamientos en “Selección de madres que admiro. Hoy: Mamá corazón

  1. me adhiero al comentario anterior! q historia!!!!! no soy de comentar pero la verdad me emociono un monton, gracias x compartir esta historia! flor

  2. uffff, me corrió frio por la espina. Que lindo seria pensar en finales como este….o principios como este, Fue el principio de una vida feliz de N y la apertura a una gran mama para C

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s