Fin de semana largo (con niños adentro)

Mama_en_huelga_TV-986924220-large
No quiero que se vayan. No quiero irme. No quiero que estén quietos. Solamente quiero silencio. Porque si no me levanto dos horas antes que ellos no puedo hacer nada. O sí, pero no es lo mismo. Tomarme dos mates seguidos y que no tenga que cambiar la yerba porque se me enfrió, o que pasen 5 minutos sin tener que estar a los gritos porque el que no se tiró el agua encima, revoleó los juguetes, o se pelean por enésima vez por un autito que dos segundos antes ninguno quería. Y me miro al espejo y a veces, las más, me siento un monstruo. Un monstruo que no puede parar de gritar, o de estar enojada, o de pedir por favor que me devuelvan a mi cuerpo, que es mío, que me siento avasallada. Hay momentos en que no quiero que me toquen, que me hablen, que me digan MAMA mil ochocientas treinta veces por día. Y estoy molesta, y estoy triste. Porque hay días en que la luz al final del túnel es la de un tren a alta velocidad que te pasa por arriba sin vacilar.
Son días. A veces tengo mejores. Como cuando el baño es baño y no el último reducto para la búsqueda de paz e intimidad.
Días como estos pasados me doy cuenta cuanto nos repartimos las tareas con el papá.
Días como estos solo me alivia la cabeza acordarme de esta película que ví hace mil años, mucho antes de imaginarme mamá.
Porque algún día, algún día, yo también me declararé en huelga.

Anuncios

11 pensamientos en “Fin de semana largo (con niños adentro)

  1. Cuando el baño sea baño y no el último reducto para la búsqueda de paz e intimidad, será posible??? Esperemos que cuando crezcan no nos agarre el síndrome de nido vacío jajaj

  2. No puedo explicarte CUANTAS VECES QUISIERA QUE ESTO PASARA!
    A veces me siento que ya no tengo vida, pero muchas veces me planto y digo basta, porque sino creo que soy como una bomba de tiempo!!!
    Un beso!

    • Hay días en los que siento que lo único que dije fue ¡NO!, a veces también ¡BASTA!, mi vocabulario se ha acortado últimamente 🙂 Estoy practicando una técnica de cerrar internamente los oídos para no escuchar, tal vez resulte.

  3. Ufff!! Muy identificada… hay días que siento que lo único que hice fue retar al mayor y decirle que no a todo(el otro es muy bebé todavía), y después me agarra una culpa…!!

  4. culpa, culpa y culpa. Nos hacen creer malas madres por no soportar a los pendejos de mierda que nos tocaron de hijos. Pero los queremos tanto que le damos la vida: la suya y la nuestra. excelente Carli!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s