Dulce y mágica palabra

Desde que quedamos embarazadas soñamos con el momento en que nuestro dulce retoño nos diga MAMA. Nos recostamos acariciándonos la panza imaginando cuando será, como, hasta que tendremos puesto en ese instante.
Después de que nace preguntamos cuando es que va a pasar tal mágico y trascendental momento, y tanto pediatras como madres experimentadas, como abuelas, tías y bisabuelas nos dicen que “alrededor el año”… a esperar entonces.
Los meses pasan, y un día la criaturita te mira con todo el amor del mundo reflejado en sus ojitos, su boca se abre, vos sentís que el mundo se detiene y por dentro lo alentás a que por fin suelte lo que, ya para ese entonces esperas hace casi un año. El niñito sigue con su boquita abierta, los sonidos se agolpan en esos labios chiquitos, y sin más lo dice: “PA PA!!”

Y Vos, con toda la psicología que te tragaste en todo el tiempo que no podías ni respirar de la panza que tuviste que cargar y de todos los kilos que te echaste encima, tratas de serenarte y de bajar las pulsaciones y le decís: ahhh si, papa, el nene quiere comer??!!! siiii, M – A – M – A te va a dar de comer, ves, MAMA, a ver MI VIDA, COMO DECÍS MAMA?
Y el, pobre angelito de Dios, te mira, mira la comida que le preparaste para significar esa palabra (que por supuesto se refería al alimento y no al padre) y tímidamente dice lo que siempre quisiste escuchar: MMMMMAAAAA y no dice más, pero para vos ya está, es suficiente.

Y los meses se hacen años y el querubín ya habla como un descocido. Y dice 500 veces por día esa mágica y añorada palabrita. Y para cuando parece que va a batir algún récord por nombrarte, vos, con toda la “delicadeza” le decís: “BASTA CON MAMA, NO SABES DECIR OTRA PALABRA QUE NO SEA MAMA?????”

Como verán madres y las que aún no lo son, si el nene quiere decir PAPA, que lo diga, total, después ya va a haber tiempo.

Anuncios

11 pensamientos en “Dulce y mágica palabra

  1. Lo que me hiciste reir !!
    y sí, tenés razón, mucha razón.
    Igualmente una de las cosas que más disfruto de mis días es llegar a casa y ver las caritas con ojitos ansiosos que por sí solos dicen “Mamá”, aunque ni siquiera me den un beso y sólo pregunten: ¿Trajiste algo para mí?

  2. ay, car, estoy empezando a notar que P. esboza un “ma” cuando le duele algo, tiene hambre, etc. (el llanto va con un llamado, “ma”), jajaja. Madre hay una sola pero también hay padre pibito!

  3. Jajaja genial! Cuando estaba embarazada le hablaba a la panza y le decía: “tenes que aprender a decir papá! Ok? Paaaa pá! Te duele algo: papá! tenes hambre: papá!” Y la flia y amigos me trataban de desamorada. Igual admito que sí llega a decir papá primero, me da en el ego!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s