Legado

Muchas veces me pregunté que me gustaría legarle a mis hijos. Con la panza, ya nacidos, e incluso mucho antes, ante el planteo de un hijo sí o un hijo no. ¿Qué me gustaría que heredaran?
Y en lo primero que puedo pensar es que no me necesiten. Que puedan ser libres en sus actos y elecciones sin tener que recurrir a mí. Que yo haya podido darles la confianza suficiente como para confiar en ellos mismos. Que me elijan sí, claro, pero que no dependan de mi palabra, de mis “si” o de mis “no”. Que sean ellos.

Que se equivoquen mucho, pero que aprendan a levantarse, a limpiarse el polvo de las rodillas y seguir adelante. Siempre adelante. La vida es esto. Caídas, levantadas, carreras y también el placer por quedarse en el lugar y mirar, y descansar, y respirar hondo.

Es tan difícil pero siento como cuando aprendieron a caminar y me contenía las ganas de correr a levantarlos y me mordía el puño mientras me decía a mi misma, “arriba, no es nada, seguí adelante”
y ellos siguieron, siempre. Y ese es uno de mis más grandes orgullos. Porque ellos sabían que yo estaba, pero lo tenían que lograr solitos.

Y por último, que vuelen. Que se animen a tirarse, que si caen yo voy a estar a su lado para sostenerles la mano, para brindar un hombro, o simplemente, para estar.

collage

Anuncios

4 pensamientos en “Legado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s